RUSIA: El grupo Wagner, los mercenarios que cuidan a Maduro

“Son paramilitares. Obedecen sin rechistar las órdenes del empresario gastronómico Yevgeny Prigozhin, el conocido como “cocinero de Putin”, el rey de los trolls rusos capaces de influenciar la intención de voto de los ciudadanos de los países más democráticos del mundo. Su objetivo es proteger los intereses de Moscú allá donde se les necesite, a cualquier precio, por lo que saltarse la ley no les supone un gran dilema…”. Interesante y profundo análisis sobre El grupo Wagner.

El grupo Wagner, formalmente separado del Kremlin, tiene conexiones con altos círculos de la política rusa, a la que ayuda a expandir su poder sobre el mundo. Ahora llegan a la Corte Penal Internacional.

La agencia internacional Reuters, desvela que alrededor de 400 paramilitares rusos podrían haber viajado hasta Venezuela para proteger a Maduro. Un avión ruso habría volado desde Moscú hasta La Habana el pasado miércoles, tras atravesar Senegal y paraguay. Se cree que los mercenarios habrían llegado a Venezuela en dos vuelos comerciales desde Cuba. El gobierno ruso desmiente la existencia de estos “soldados secretos”. En el país la figura del mercenario es ilegal. Combatir en el exterior está penado con hasta 16 años de cárcel. El envío de supuestos mercenarios a la sombra del kremlin en la defensa de los intereses rusos en Venezuela.

“No se ajustan a ninguna base legal, ni actúan de acuerdo con el Tratado de Montreux. Tampoco pagan impuestos en Rusia, como lo hacen otras organizaciones militares privadas. Son un verdadero grupo criminal”. Estas son las palabras de Yevgeni Shabaev, portavoz de veteranos militares rusos que han llevado su denuncia hasta la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya. Consideran que la Fiscalía debe abrir una investigación formal y urgente al Grupo Wagner, organización que utiliza a militares rusos para interferir en diferentes conflictos internacionales.

Aunque la ley rusa prohíbe las organizaciones paramilitares y considera ilegal colaborar con ellos, los veteranos aseguran que los lazos entre el Ejército ruso y Wagner son “mucho más cercanos” de lo que parece. “Tenemos pruebas de que los ciudadanos rusos están siendo desplegados por organizaciones criminales conocidas como compañías militares privadas. Se están violando los derechos y las libertades de los ciudadanos rusos”, añadió Shabaev. Advierte de que estos mercenarios, que se suman a las filas de Wagner atraídos por el buen salario, no tienen ningún derecho cuando vuelven a casa y, si mueren en combate, los familiares tampoco reciben ningún reconocimiento ni compensación. “No están actuando conforme al Tratado de Montreux, no lo han firmado” advirtió. Un ataque con misiles en Siria por parte de la coalición internacional liderada por EEUU acabó con la vida de unos 200 miembros de Wagner.

Sus familias siguen pidiendo, en vano, el En Oriente Medio, unos 3.000 mercenarios rusos de Wagner han estado luchando en los últimos años en Siria, protegiendo las refinerías de petróleo del régimen de Bashar al Asad, a cambio de una parte de las ganancias. Más hacia el Norte de África, cientos de paramilitares han estado apoyando sobre el terreno al mariscal de campo Jalifa Haftar, en la zona este de Libia. Le han suministrado a su ejército artillería, tanques, aviones no tripulados y munición, además de la mano de obra con la que trataron de garantizar la seguridad de los puertos de Tobruk y Derna. A cambio, están más cerca de hacerse con el control de la industria energética del país norteafricano y dominar así el flujo de petróleo hacia el sur de Europa. El Grupo Wagner, formalmente separado del Kremlin, tiene conexiones con altos círculos de la política rusa, a la que ayuda a expandir su poder sobre el resto del mundo.

África es ahora uno de los últimos objetivos de Rusia y Wagner está para hacer el trabajo sucio. Más allá del estrechamiento de manos entre oficiales rusos y líderes africanos, se han firmado acuerdos de cooperación en temas de seguridad, de venta de armas y de programas de formación en los Estados fallidos o dictatoriales de África. Moscú ha dado pasos atrevidos en algunos de ellos, como mandar a un asesor ruso en temas de seguridad nacional para que aconseje a Presidencia en la República Centroafricana, rica en oro y diamantes, pero con una situación humanitaria alarmante, ignorada a nivel internacional. En la misma línea, las relaciones de Rusia con Mozambique y Angola están mejor que nunca.

El poder del Kremlin:

Los mercenarios rusos habrían acudido también al llamamiento del presidente de Sudán, Omar al Bashir, para frenar con mano dura las protestas en todo el país. También serían parte de los combates contra los grupos terroristas Al Qaeda y el Estado Islámico en Mali, Níger, Chad, Burkina Faso y Mauritania. Los hombres del “cocinero” corren a socorrer a sus nuevos socios, a la par que amplían los poderes del Kremlin por el mundo.

Cientos de hombres mueren en cada una de esas misiones, sobre todo cuando se trata de proteger los interesas aliados en un país en guerra. El portavoz de los veteranos explica, en declaraciones a la televisión holandesa NOS, que la Fiscalía internacional debe investigar las muertes y las condiciones bajo las cuales se persuadió a estos hombres para que lucharan, por ejemplo, en Siria. “No se rigen por ninguna base legal y no pagan ninguna compensación a su gente, como sí lo hacen otras organizaciones militares privadas”, agregó. EEUU denunció al Grupo Wagner por establecer “una fábrica de trolls” que influenció las elecciones estadounidenses a través de las redes sociales, compartiendo noticias falsas y promoviendo su lectura, pero también por sus “acciones o políticas que amenazan la paz, seguridad, estabilidad, soberanía o integridad territorial” en Ucrania.

Según el presidente ruso, Vladimir Putin, Prigozhin es solo un hombre de negocios, y el resto es “fake news”. Sin embargo, el “chef” aparece, por ejemplo, en un video de una visita del ministro de defensa ruso a Libia, sentado junto a oficiales y soldados en la mesa de negociaciones sobre futuras alianzas a cambio de ayuda militar. Además de la guerra en el este de Ucrania y el conflicto en Yemen, el nombre del Grupo Wagner aparece también involucrado en la situación en Venezuela, donde los intereses rusos también abundan. Ambos países intercambian millones de dólares cada año: Moscú está interesada en la industria petrolera venezolana y Caracas compra armas rusas. Las diferentes informaciones señala la presencia de entre decenas de mercenarios hasta unos 400 soldados comprometidos con la seguridad del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Hablar de estos milicianos es también un riesgo vital. Las denuncias de las ilegalidades cometidas por estos mercenarios se pusieron más de relieve tras el asesinato de tres periodistas rusos que investigaban los secretos del Grupo Wagner en la República Centroafricana. Los cuerpos del periodista Orján Dzhemal, el director documentalista Alexandr Rastorgúyev y el operador de cámara Kirill Rádchenko fueron hallados el pasado julio a 23 kilómetros de la ciudad de Sibut. Nadie sabe lo que ocurrió realmente, pero diferentes teorías relacionan al grupo paramilitar con lo ocurrido. “Siento que los asesinos están siendo protegidos desde arriba, están tratando de borrar todos los rastros. Las autoridades no están cooperando con la investigación. Nos están mintiendo”, denunció el periodista ruso Maksim Shevchenko, quien preguntó, sin éxito, a Prigozhin sobre la muerte de sus tres colegas.

Aunque ahora está liderado por el “cocinero de Putin”, esta organización fue fundado en 2014, en pleno conflicto en Ucrania, por un exoficial del servicio de inteligencia militar ruso (GRU), Dmitriy Utkin. Su primera salida al extranjero fue para apoyar a los separatistas en la región ucraniana de Lugansk, quienes lograr escenificar una separación de su ciudad del resto de Ucrania con la ayuda de Rusia. Después marcharon a la lucha en la región de Donetsk, en busca de hacer efectiva la anexión rusa de Crimea. El grupo de investigación Bellingcat les involucran incluso en el derribo del avión MH17 de Malaysia Airlines en el este de Ucrania en 2014, en plena crisis ucraniana.

Las autoridades rusas nunca comentan oficialmente las actividades de Wagner, grupo que, por ejemplo, no tienen una página web de la compañía. Poco información se confirma por fuentes oficiales y todo lo que se conoce de ellos está basando en investigaciones de periodistas y organizaciones independientes en diferentes países. Muchos tratan de pisarle los talones a los mercenarios del Grupo Wagner para recopilar pruebas de sus crímenes, pero ahora son los propios veteranos de la guerra rusos quienes intentan poner a este grupo en la agenda de la Justicia internacional, en busca de que eso ponga en escena sus actividades paramilitares en diferentes países.

¿Cuál es el interés de Rusia sobre Venezuela?:

La millonaria deuda económica que el gobierno en disputa de Nicolás Maduro tiene con Rusia y las ansias de Vladimir Putin de tener cierta influencia en América Latina para conservar su prestigio como potencia mundial, son tal vez los dos puntos clave para entender el apoyo ruso a la causa que defiende el mandatario socialista de una nación en crisis.

Pese a que la falta de transparencia impide conocer el monto financiero exacto de las transacciones entre Venezuela y Rusia, se estima que la deuda asciende a unos 19.000 millones de dólares, vinculados a negocios relacionados con el petróleo y la industria militar.

Expertos consultados por la Voz de América avalan la tesis sobre el interés ruso en Venezuela, cuando muchos se preguntan qué tiempo más seguirá apoyando el Kremlin a Maduro y si podría incluso estar teniendo o intentando tener contacto con el gobierno interino de Juan Guaidó.

Lo que sí parece a todas luces infranqueable es su brecha con Estados Unidos, después que Washington le advirtió la pasada semana que saque de Caracas sus soldados. El Kremlin desestimó la advertencia y dijo que sus “especialistas” no representaban ninguna amenaza a la estabilidad regional.

“Venezuela es extremadamente importante para Rusia en este momento particular. Durante los últimos 10 años Vladimir Putin estuvo tratando de construir una imagen de Rusia como un nuevo jugador global, como un poder reemergente”, dijo en entrevista con VOA Noticias vía Skype, Vladimir Rouvinski, director del Centro de Estudios Interdisciplinarios de la Universidad de Icesi, en Cali, Colombia.

“Hay importantes inversiones rusas en Venezuela, y estamos hablando de una gran bomba rusa, que es Rosneft (…) todos esos intereses están bajo una gran presión como la propia Rusia porque algunos rusos están empezando a preguntarse sobre por qué Rusia invierte ese dinero en Venezuela”, indicó.

El experto Yuvar Weber, del Kennan Institute, -un centro basado en Washington y comprometido a mejorar la experiencia y el conocimiento estadounidense sobre Rusia y Ucrania-, reafirmó que tanto el asunto económico como el interés geopolítico están en el centro de atención de Putin.

“Podemos ver que estos no son temas distintos o separados”, dijo.

Weber explicó que los legisladores rusos estarían pensando ya en términos de que si Maduro cae y Guaidó asume el poder total, entonces estarían perdiendo “todo”: “En este punto se empieza a comparar el monto de la deuda con el dinero que puede venir”.

Aludiendo a los aspectos geoestratégicos que estarían incidiendo en el nexo ruso-venezolano actual, Weber dijo que si bien no está al mismo nivel de la época de la Guerra Fría, por lo menos sí está siguiendo la lógica de esa etapa marcada por el enfrentamiento ideológico y político con el bloque adversario que lideró Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial.

“La cantidad de lo que Rusia puede hacer puede ser limitada, pero Rusia simplemente está presente en este problema (…) lo que significa que está presente dentro de las políticas regionales de una región que no es la suya. Y esa es la importancia de Venezuela. Es un punto de apoyo en la política de gran poder”, dijo el analista.

Según Weber, por ejemplo, el presidente ejecutivo de la petrolera Rosneft, Igor Sechin, estaría presionando a su círculo interno alegando motivaciones de prestigio, sugiriendo que lucirían demasiado débiles si no son capaces de defender a su aliado Maduro y a sus clientes.

Estados Unidos, por su lado, ha acusado a Sechin de dar “un salvavidas” a Maduro.

“(Los rusos) han puesto su prestigio en la situación en Venezuela”, dijo el analista.

También valoró que Rusia no ha hecho una condena abierta a Guaidó ni a la oposición que disputa el poder a Maduro, indicando que podría tratarse de una estrategia para no quedar fuera en ninguno de los escenarios posibles.

“Uno podría inferir de eso que están tratando de mantener sus opciones básicamente abiertas, que si Maduro cae, la próxima persona será Guaidó”, indicó Weber.

Un eventual colapso de Maduro:

Expertos rusos consultados no descartan que el Kremlin podría estar rondando al gobierno encargado de Guaidó, en la medida en que parece sin salida la crisis política en Venezuela que se agravó en el último mes con el colapso del sistema electroenergético que ha dejado a oscuras a la nación.

Rouvinski dijo incluso que Rusia a esta altura, previendo que el poder de Maduro podría estar llegando a su fin, quiere “estar segura” de que un nuevo gobierno liderado por Guaidó “seguirá respetando los intereses rusos”.

A su vez valoró que el tiempo está a favor de Guaidó: “La cantidad de dificultades que está experimentando Maduro está aumentando (…) Rusia no está en condiciones de apoyar a Maduro por mucho más tiempo”.

Y es que el panorama tuvo un drástico giro para peor desde que Maduro asumió un segundo mandato el pasado mes de enero, pese a que actores políticos dentro y fuera de Venezuela habían tildado de “ilegítimas” las elecciones de mayo de 2018.

La tensión creció pocos días después, cuando el 23 de enero Guaidó salió a la calle y asumió como presidente encargado del país, con una clara agenda que incluye lo que cataloga como “cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”.

Más de 50 países incluyendo Estados Unidos respaldan a Guaidó. En la acera del frente está Rusia, que lidera al grupo de naciones que apoyan a Maduro, entre ellos los gobierno de China, Corea del Norte, Siria, Turquía, Nicaragua, Bolivia y Cuba.

Consultado acerca de un eventual acercamiento a Guaidó de parte de los rusos, Weber dijo que sin bien no ha presenciado ninguna reunión de este tipo tampoco la descarta.

“La falta de veneno hacia él (Guaidó) me hace pensar que están manteniendo sus opciones abiertas”, dijo, comparando el tono usado por dirigentes y portavoces rusos acerca de Guaidó, en relación al trato de “terroristas” que dan a adversarios de sus aliados en países como Siria.

También dijo que tampoco de parte de Guaidó y su gabinete hay abierta crítica al gobierno ruso y Weber tiene su explicación para ello: “Guaidó se ha comportado como un presidente, pero aún no está en el cargo (…) Rusia tiene reclamos, China tiene reclamos, por lo que no puede estar en posición de insultar a la gente”.

Venezuela y el escenario Rusia Vs. China en la región

Para Rouvinski, Rusia es clave para Maduro, entendiendo que se trata de “el único poder político real en el ámbito internacional que lo apoya (…) No es China, no es Turquía. No hay ningún otro poder que apoye tan abiertamente al régimen de Maduro”.

China está en el grupo de naciones alineadas con Maduro. Pero el experto dijo a VOA Noticias que pese a la comunión de intereses respecto a Venezuela, el vínculo de Putin y Maduro pone en la mesa de juego a los chinos, rivales de los rusos durante años en el intento por controlar la región.

“Rusia estuvo tratando de construir su presencia estratégica en América Latina en los últimos 10 o 15 años (…) Pero creo que en términos generales no fue un intento exitoso”, explicó refiriéndose, por ejemplo, a que las mejores relaciones las consiguió con aliados izquierdistas que ya no participan en el actual escenario político.

En ese sentido, el analista opina que Rusia tendrá que “rediseñar sus políticas” en América Latina si quiere que su influencia sobreviva en los tiempos que corren.

“Venezuela es utilizada en los medios locales para mostrar a los rusos que en realidad Vladimir Putin está alcanzando sus objetivos”, dijo Rouvinski.

Continuar leyendo en reportero24.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.