Hábitos saludables evitan aparición de cáncer

Enseñar a un menor de edad a consumir ciertos alimentos harán de él un adulto más sano

La alimentación sana, una buena higiene personal y el ejercicio constante, son algunos de los hábitos que convertirán al niño en un adulto capaz de enfrentar diferentes enfermedades no transmisibles, entre ellas el cáncer, así lo manifestó la coordinadora de Investigación y Docencia de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV), Angélica Castillo.

Expresó qué es muy importante que los padres de un pequeño utilicen técnicas como la repetición y la adaptación para acostumbrar que sus hijos ingieran ciertas comidas o realizar diversas tareas relacionadas a su aseo individual. “Crear canciones infantiles ayudará a motivar a que un niño coma vegetales cómo el brócoli y la coliflor”.

Te puede interesar: LA ABSTINENCIA SEXUAL PUEDE DAÑAR TU SALUD, TE DECIMOS POR QUÉ

Resaltó que es imprescindible que cuándo un bebé nazca se deba implementar la lactancia materna, por lo que le sugirió a las madres amamantar a su niño en sus primeros 6 u 8 meses de edad, ya que esto es fundamental para que la criatura se vaya desarrollando de forma estable.

“Algo que es importantísimo hacía los menores de edad es idearles un hábito de alimentación balanceada con todas las calorías necesarias para que puedan desarrollarse de una forma plena, ya que es primordial crearles conductas apropiadas en relación con los hábitos alimentarios, como pueden ser masticar bien y pausadamente los alimentos hasta la manera adecuada de como sentarse en la mesa para comer sus alimentos en el colegio o en casa”, enfatizó Castillo.

Hizo hincapié, que durante estas costumbres de hábitos alimentarios que se le realiza a un pequeño, es fundamental evitar ciertas sustancias como el café, ya que pueden intervenir en el sueño del niño generando un estado de hiperactividad.

“Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 35% de los cánceres sobre todos los asociados a las vías digestivas, están asociados a una mala alimentación. Por lo tanto, es vital vigilar los patrones alimentarios de un pequeño, lo cual genera resultados de forma más rápida y evidente que en un adulto con una cultura en conductas alimentarias más difíciles de cambiar o revertir.”, recalcó.

Instó a aquellos padres que no tengan conocimiento acerca de cómo crearle un hábito a su hijo, consultar a diversos especialistas de la salud cómo pediatras, nutricionista o médicos de cabecera para que lo ayuden en este tema en específico. “Es básico que los padres tengan una buena comunicación también con los docentes”.

“Usando un proceso de enseñanza y aprendizaje, un adulto puede inculcar y/o reforzar las conductas y hábitos alimentarios apropiados para su hijo o el menor de edad a su cuidado, cuándo éste debe lavarse las manos y otras partes del cuerpo. En fin, todo esto contribuirá a que el menor de edad sea un adulto más saludable”, finalizó.

Con información de Comstat Rowland

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .