“La Guerra de la Información” Por el General Edgar Bolívar

En esta situación harto difícil que vive el país, debemos apegarnos más al análisis del “Ciclo de la Inteligencia Militar”. Sin cortar, ni copiar, ni pegar y mucho menos reenviar escritos, audios o videos sin confirmar su veracidad.

Estamos luchando contra la hegemonía comunicacional por parte del régimen, interesado en la desinformación y en la generación de entropias, utilizando como herramienta principal, el contenido de los once principios de Joseph Goebbels
Por tales razones, tratamos por este medio de presentar nuestras apreciaciones y conclusiones sobre el tema.

No en vano, hemos estudiado el arte militar y de la guerra y otros cursos que nos han concedido experticia en el análisis de apreciaciones y de situaciones. Estamos en una guerra, con un enemigo declarado, que a nadie le quede dudas.

Y en esta guerra, ellos en lo interno tienen el poder y la fuerza, con el respaldo de las armas de la república que les ha cedido en alquiler, la cúpula corrupta de la FAN, integrada por los miembros de la Brigada de Generales, que han dejado a un lado el juramento originario de defender a la Patria y a sus instituciones para colocarse al margen de la Constitución, inmersos en un “Estado Paralelo”, donde prevalece la ambición por el poder en todas sus manifestaciones, en el cual se instaló la delincuencia organizada y que hace ver a los grandes capos ya fallecidos, que formaron parte de la temible “Cosa Nostra” como niños de pecho.

De este lado, donde se libra la lucha por mantener la vigencia de la Constitución y el Imperio de la Ley, tenemos la razón, el apoyo de una significativa representación de la comunidad internacional, de algunas organizaciones multilaterales y sin eufemismos, contamos con la tutela de los Estados Unidos de América y lo más importante con una “masa crítica” de ciudadanos constituida por un 80% de la población que rechaza a este régimen usurpador.

En el marco de esta guerra, varias batallas se han realizado, con un balance favorable para la oposición, a pesar de toda la vehemencia puesta de manifiesto por el “ministro de propaganda” de la pandilla usurpadora, para tratar de que una mentira repetida mil veces se convierta en verdad.

Dos derrotas consecutivas han sufrido en estos últimos días. La primera, el intento de exponer a los militares que reconocieron a JG, como golpistas, porque jamás puede serlo quien ha prestado el juramento de defender a la Patria hasta perder la vida si fuera necesario y que se niega a seguir bajo las órdenes de un usurpador de dudosa nacionalidad.

La segunda, el derrumbe del mito de la supuesta “unidad monolítica” en el seno de la FAN. De nuevo se han observado las “costuras rotas” y se ha escuchado el ruido generado por las murmuraciones y el descontento, señal inequívoca de una fractura que obliga a los cabecillas a insistir con la trillada frase: “leales si, traidores nunca”, lo cual no tiene sentido en una organización donde debería imperar la confianza mutua y la lealtad suprema.

La guerra de la información también la están perdiendo porque casi nadie les cree. Están completamente desnudos ante el mundo, con una sólida placa sobre sus cabezas, con la inscripción “usurpadores”. Están cercados financieramente. Para Rusia y China principalmente, se han convertido en socios incómodos. El cordón umbilical que los une a Cuba ya está a punto de ruptura y ellos lo saben, tanto que esperan que el régimen castrista reciba una buena recompensa por facilitar esa extirpación.

Ya no tienen “pueblo ni calle”. Rechazaron buenas ofertas para que se fueran en paz, por los momentos, pero prefirieron seguir “agarrados de un chorro de agua” representado por la ilusión de continuar en el macabro “Estado Paralelo” con sus trampas y sus felonías. Ahora, viene la cuenta regresiva para el régimen.

Ya el diagnóstico integral está hecho. Los apoyos están consolidados y las “opciones sobre la mesa” ya son pocas las que quedan y una de ellas es la intervención militar, la cual podría ser ejecutada a través de tres variables, sin descartar la inclusión de reconocidas empresas militares privadas. Coherentes y consistentes con nuestra posición, reiteramos que lo menos que deseamos es la materialización de esa opción. Solamente desean la guerra quienes ganan mucho con ella y aquellos que no conocen realmente sobre sus graves consecuencias.

No obstante, nada podríamos hacer, si los EEUU toman esa decisión, con base en el hecho de que Venezuela representa para ellos una amenaza real, donde se han instalado y consolidado diversos grupos terroristas procedentes del medio oriente, grupos guerrilleros de las FARC y del ELN y donde se ejecutan múltiples operaciones relacionados con el tráfico de drogas y legitimación de capitales. Asimismo, la siempre sospechosa presencia de Rusia, en su patio trasero.

¿Situación Actual? En la orientación del esfuerzo de búsqueda tal como lo establece el “Ciclo de la Inteligencia”, muchos habrán sido los Elementos Esenciales de Información (EEI), captados por los organismos de seguridad de la FAN y por el G2 cubano apoyado por los rusos, sobre todos los movimientos realizados por los americanos relacionados con la escalada de este conflicto, en el campo diplomático, financiero, jurídico y militar. Así como todas las declaraciones a través de diversos medios, proporcionadas por los voceros autorizados más importantes del gobierno que preside Donald Trump. Ya seguramente tienen en sus manos, las copias de las órdenes y directivas que han emitido, prácticamente referidas a un posible escenario de confrontación bélica. Puede ser que esto forme parte de esa operación disuasiva que iniciaron hace tres meses, pero eso queda para el análisis de los mencionados órganos de inteligencia, lo cual servirá de mucha ayuda para que el usurpador, ya con sus “bases de anime” tome la decisión más conveniente que represente el menor costo para los venezolanos y que deje muy atrás aquello del “Pirro Tropical”. Tiempo para largarse aún tiene.

Mientras tanto, nosotros a mantener el ánimo, el ímpetu, la fe y la confianza para seguir apoyando a JG, en todo lo que sea necesario para continuar ejecutando la “Operación Libertad” La Línea de Partida (LP) ya se cruzó, para la retaguardia sólo iremos a buscar pertrechos. Eso si, nunca olvidemos que en las pocas batallas que faltan debemos estar “Todos a una”. Condición “sine qua non” para lograr el éxito total…!

Edgar Bolívar R. General de División GNV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .