¡Entérate! Datanalisis efectuó balance sobre la situación de la oposición en lo que va de año

El director de Datanalisis, José Antonio Gil Yepes, evaluó los aciertos y desaciertos de la oposición venezolana liderada por Juan Guaidó en los últimos cinco meses.

“La elección unánime de Juan Guaidó, su reconocimiento como Presidente Interino por Estados Unidos y otros 53 países, las protestas populares y la recomendación del Grupo de Contacto Internacional de una elección presidencial en 90 días -sin mediar negociaciones- fueron un comienzo auspicioso de cambios; pero luego falló la Ayuda Humanitaria, las Elecciones a 90 días del Grupo de Contacto fueron ignoradas hasta por sus beneficiarios, fracasó el 30 de Abril, apareció la propuesta noruega de negociaciones y la Unión Europea pospuso su propuesta electoral; ahora Suecia y Rusia proponen negociaciones sin precisar elecciones y veremos qué deja la Sra. Bachelet. Muchas manos en el plato. ¡y el gobierno feliz!”, exclamó Gil Yepes.

A lo antes expuesto, agregó que parece una “falacia” pretender que los problemas de los venezolanos se vaya a resolver cambiando a “quién manda”, como se ha venido haciendo en los últimos 200 años, sin lograr cambiar el “cómo” han mandado: “con las políticas públicas estatistas, rentistas, populistas, empobrecedoras y controladoras de siempre. Si no cambiamos ese ‘cómo’ de raíz, no lograremos un cambio sostenible”.

Sugirió que para cambiar el “cómo” es necesario que cambie la naturaleza hegemónica del poder; bien sea porque se presione al gobierno chavista y acepte un gobierno de coalición, o que un nuevo gobierno de oposición se implante a través de una coalición de partidos con otros sectores democráticos, como el empresariado y los trabajadores. “Si el gobierno se queda solo en el poder o si llegan solos los partidos de oposición, lo probable es que los esquemas de concentración del poder se mantengan y, con ello, la propensión a la pobreza y el conflicto”.

Aseveró que actualmente la capacidad de imponer una de esas dos coaliciones está en manos de actores poderosos de afuera “y, si vamos a cambiar, tiene que ser pronto. Estados Unidos tiene la primera palabra. En segundo lugar, los norteamericanos y Rusia pueden ponerse de acuerdo, sí ninguno de los dos decide, seguiremos en el infierno; y, si deciden pelearse por Venezuela, seremos un escenario de Guerra Fría. Se nos van las oportunidades por buscar tener la razón en vez de ponernos de acuerdo, y así vamos perdiendo nuestra fortuna y soberanía”.

Con información de Prensa y Radio

Te puede interesar: “EL SUEÑO GUADIOSANO” POR ANTONIO LEDEZMA