¿Sufres de ojos resecos? Podrías padecer de la tiroides

La relación entre síntoma y causa no siempre se establece fácilmente, pero los ojos secos, doloridos, con picazón o ardor pueden ser un signo de enfermedad de la tiroides.

La tiroides es una glándula ubicada en la parte frontal del cuello, que es responsable de producir hormonas que regulan diversas funciones en el cuerpo.

El malestar ocular puede indicar dos enfermedades de la tiroides: la enfermedad de Graves, una de las causas del hipertiroidismo (sobreproducción de hormonas) y la tiroiditis de Hashimoto, una inflamación autoinmune de la tiroides.

En ambos casos, el deterioro de la tiroides ocurre cuando el sistema inmune ataca por error la glándula, en lugar de combatir la infección. Debido a que ciertas proteínas en los ojos son similares al tejido tiroideo, el sistema inmunitario también puede atacar estos órganos.

Tanto la sequedad como otras molestias surgen principalmente de la falta de humedad, que es “robada” por la enfermedad de la tiroides, según WebMD. Aunque comparte la misma causa, el problema ocular no se cura con un tratamiento de tiroides.

El alivio de las molestias se puede lograr a través de las gotas oculares recomendadas por un médico, que evitan la sequedad y el enrojecimiento, o al usar una máscara en el área de los ojos durante el sueño, lo que ayuda a mantener la humedad.