Maduro se sale del closet e inicia negocios con Corea del Norte

Hugo Chávez siempre se cuidó de no mezclarse más de la cuenta con Corea del Norte, una de las dictaduras más siniestras del planeta.

Nicolás Maduro no sigue este mismo patrón. Desde 2014 se ha ido acercando más y más a King Jong-un, hasta el punto de abrir una embajada en Pyongyang y abonar el terreno para nuevos negocios.

Por Daniel Gómez / ALnavío

“En esta ocasión, se informó mutuamente la situación de los dos países y se discutieron los problemas concretos para ampliar y desarrollar aún más las relaciones bilaterales en diferentes sectores”.

Esto dice el más reciente -y escueto- comunicado de la Agencia Telegráfica de Corea del Norte, el cual reseña las conversaciones que el vicecanciller venezolano, Rubén Darío Molina, mantuvo con su par norcoreano, Pak Myong Guk. El texto agrega que en la reunión estuvieron presentes funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, y el encargado de negocios venezolano, Mauricio Andrés Bardinet Tata.

El caso es que el régimen de Nicolás Maduro y la dictadura de King Jong-un elevan a un nivel nunca visto las relaciones entre ambos países. Ni siquiera en tiempos de Hugo Chávez se vio algo igual.

“Esto es algo de lo que se cuidó mucho Chávez”, declaró al diario ALnavío el exembajador venezolano Fernando Gerbasi. “Se puede tener una relación diplomática con Corea del Norte, pero tener presencia allá… Cambia totalmente el panorama internacional”.