Del Holocausto Judío al Holocausto Amazónico – Mario Valdez

Del Holocausto Judío al Holocausto Amazónico

Así como existió el Holocausto en el nazismo de Hitler, donde persiguieron, asesinaron y sacrificaron a millones de judíos en Europa, de manera sistemática y programada, no les importaba si eran culpables o inocentes, su “único delito” era ser judíos, fueron llevados hasta el exterminio en los campos de concentración, en las cámaras de gas, en los ghetos, los asesinaron.

Así como existió ese holocausto siniestro contra los hermanos Judíos, hecho que la humanidad debe tenerlo presente, para que esos aborrecibles acontecimientos no vuelvan a sucederse en ningún país del mundo. Hoy vemos con tristeza e impotencia como arde en llamas la Amazonía.

En la Amazonía, con los bosques, sus montañas, sus ríos, que tiene la mayor diversidad de animales y que alberga al menos el 10 % da la fauna y flora del planeta, miles de mamíferos, insectos y anfibios de todas las especies, donde conviven 34 millones de habitantes autóctonos, con sus costumbres, su identidad, su cultura, sus propias leyes, con sus métodos de estudios, la ciencia y la tecnología, está siendo arrasada por la candela provocada por factores y manos criminales que anteponen el negocio y los intereses particulares por encima de los intereses colectivos, acabando con el pulmón vegetal que produce el 20 % del oxigeno que tenemos en el mundo. Esa selva amazónica, que tiene cerca de 7 millones de kilómetros cuadrados que comprende 8 países, Brasil que posee casi el 70 %, Perú, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Surinam, la Guayana Francesa y Venezuela, hay que salvarla, hay que aplicarle sanciones severas a los criminales ambientales  que causan su destrucción. Fundamentalmente en Brasil que es donde se encuentra el centro de la crisis, hemos visto como sus habitantes están siendo desplazados hacía otros sitios o a las ciudades cercanas, producto de la tala y la quema indiscriminada, estimulada por políticas que aúpan el desarrollo agro industrial y ganadero, así como la minería ilegal. Esas miles de hectáreas desforestadas sin control, que serán utilizadas por los terrófagos y expansionistas mercantiles, pasaran centenares de años para que vuelvan a reproducirse. Eso es un Crimen Internacional un Ecocidio contra la Naturaleza contra la Humanidad, estamos en presencia de un Holocausto Amazónico.

Jair Bolsonaro a la Corte Internacional de Justicia

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro pudiera ser procesado por un presunto Crimen Ambiental contra la Humanidad por el incendio y quema de la Amazonía, tomando en cuenta que desde el inicio de la campaña  electoral su discurso estuvo orientado a priorizar los intereses de los grupos de terratenientes del agro y la ganadería. Desde el gobierno ha apoyado las milicias, los madereros, los mineros ilegales, ha propiciado los crímenes ambientales, la violencia contra líderes campesinos, indígenas y ambientalistas. Los causantes de estos crímenes no han sido castigados porque actúan con la impunidad que da el poder. Esas acciones del presidente Jair Bolsonaro, han propiciado las iniciativas como la del Día del Fuego.

Un destacado grupo de Abogados brasileños especialistas en derechos humanos, derecho ambiental e internacional, encabezados por la doctora Eloísa Machado, asegura que “los daños ocurridos este año en la Amazonía pueden ser vistos como consecuencia de las declaraciones irresponsables de Bolsonaro, y de sus medidas para debilitar los órganos ambientales que fiscalizan la zona, además de sus políticas de Estado basadas en mirar en menos a la protección de los derechos socio ambientales”. Las políticas del mandatario están en contra de las leyes ambientales. El presidente francés Enmanuel Macron, al referirse a la quema de la Amazonía, acuño el término “ecocidio”, en su declaración dijo “tenemos un verdadero ecocidio desarrollándose en la región, y no solamente en territorio brasileño”.

Es interesante el tema porque los crímenes ambientales que ponen en riesgo la seguridad humana, ya son tenidos en diversas legislaciones de países como Ecocidio. En el 2016, la Corte Internacional de Justicia reconoce el Ecocidio como un Crimen contra la Humanidad.

En el estudio y ante proyecto que he elaborado de la creación del Tribunal Penal Internacional de las Américas, el Ecocidio está dentro de los crímenes internacionales que deben ser investigados, procesados y sancionados. De allí la importancia histórica de ese juicio contra el presidente brasileño Jair Bolsonaro.

“El pulmón del mundo” y el calentamiento global

El Amazonas o la Amazonía, lo identifican los científicos como “El pulmón del mundo” lleva más de un mes ardiendo en candela, donde cada minuto consume en selva arrasada el tamaño de un campo de futbol, esto tiene preocupado a los especialistas de Brasil y el resto del mundo, clamando que cese la candela, que se acabe esa tragedia,  porque “el pulmón” absorbe 1.000 millones de toneladas de dióxido de carbono. Según un estudio publicado por la revista Britanica Natureel Amazonas captaba el doble de CO2 en la década de los ’90. Esa gran selva “actúa como un sumidero de carbono: filtra el aire, reduce ese gas de efecto invernadero y contribuye a frenar el cambio climático. El suelo y la vegetación contienen una cuarta parte de todo el CO2 que se genera en el mundo, sin la ayuda del pulmón, el aumento del dióxido de carbono empeoraría el calentamiento global, habría temperaturas más altas y los humanos tendrían una pobre calidad de aire”.  La Amazonía “mantiene y regula el ciclo de las lluvias”.

Jair Bolsonaro ha amenazado con retirar a Brasil del Acuerdo de París sobre el cambio climático, que en el 2015 fue firmado por 195 países

Solidaridad por la Amazonía 

Si bien es cierto que la destrucción de la Amazonía no comenzó con Bolsonaro, existe un indicativo y es que desde su llegada al poder, se ha acelerado e intensificado la deforestación salvaje, la tala y la quema con total impunidad. Me sumo y hago un llamado a la solidaridad para impulsar las acciones de defensa y protección de la Amazonía, de sus habitantes, de sus especies, bosques, ríos y animales, los Crímenes de Lesa Naturaleza y Lesa Humanidad deben ser condenados.

marioevaldez@gmail.com

@marioevaldez