Comunicación, punto clave para mantener viva la pasión

La psicóloga especialista en asesoramiento y desarrollo humano, María Esther Franco, habló sobre las relaciones sexuales entre la pareja, tras la llegada de un bebé, hecho que supone un reto cuando de una comunicación suficiente y eficiente se trata para que el acto sexual no pase a un tercer plano.

Para ello se «deben buscar espacios alternativos» para que ambas personas puedan satisfacer sus necesidades y continúen reconquistándose para que el fuego de la pasión no se apague.

Etapas que afectan la sexualidad

Resaltó que en la primera etapa es la fertilidad asistida y comienza con quienes deciden buscar un bebé para conformar una familia.

«Eso va a hacer que la búsqueda de un hijo afecte la fertilidad porque es un acto que se vuelve mecánico«, dijo.

Después que el embarazo comienza a notarse, las madres atraviesan por una etapa de inseguridad, producida por los cambios hormonales que, a su vez, afecta la interacción sexual, porque la percepción del cuerpo suele causar algún tipo de desagrado en la mujer.

Con el nacimiento del niño, el acto sexual se ve afectado con la denominada «cuarentena» en la que la mujer debe guardar reposo para que el cuerpo se recupere y posteriormente, cuando los padres no toman tiempo para dedicárselo a su relación amorosa.

En el programa Sin Duda de Unión Radio, insistió en que las parejas tienen que buscar otras opciones que les permita pasar tiempo a solas y en los que tengan «sexo de calidad».

«Que no se pierda el te quiero, te necesito, quiero compartir contigo», agregó.

La especialista sostuvo que la llegada de un hijo no impide que los padres tengan citas, se traten con cariño, y tengan gestos que mantengan viva la pasión y el deseo sexual.