Arreglar un carro en Venezuela se ha convertido en “un imposible”

Arreglar un vehículo en Venezuela se antoja como “un imposible”. La nostalgia lo asalta cuando habla de ello.

voanoticias.com

Detalla, orgulloso, la lista de sus viejas glorias: ella lucía siempre bien pintada; le sustituía los cuatro cauchos cada año; su aire acondicionado funcionaba a plenitud; pudo hasta cambiar su motor, no solo repararlo.

“La tenía ‘full equipo’ hace unos años”, dice, melancólico, Rafael Corona, un venezolano de 60 años, mientras se recuesta a su camioneta, una Malibú del año 1977, de un color azul verdoso.

El vehículo, estacionado esta mañana en una carretera de asfalto en Maracaibo, a 700 kilómetros de Caracas, todavía circula. Le es útil todavía en su trabajo como especialista en equipos de refrigeración.

Pero el inventario de sus fallas se ha hecho extenso.

Su tren delantero está defectuoso. Debe repararle el sector y reemplazar la bomba de gasolina. Le urge, también, eliminar un bote de aceite que tiene desde hace algún tiempo en el llamado “hidromático”.

Rafael Corona, de 60 años, dice que puede vender su vieja camioneta por lo mismo que le costó reparar su motor: 500 dólares.

Debió recurrir a sus ahorros hace dos meses para pagar 500 dólares por la reparación de su motor. El monto es, probablemente según calcula, lo que alguien le pagaría por comprar su camioneta entera en el mercado local.

Te puede interesar

TERROR EN LA BONANZA: HALLAN SIETE CUERPOS CARBONIZADOS EN EL RELLENO SANITARIO