La mafia oculta en las declaraciones de quiebra de bancos en Curazao, el negocio del siglo

Inteligencia Bancaria: ¿qué hay detrás de los recientes ataques al BOD por el caso de su filial en Curazao?  Parte II – La mafia oculta en las declaraciones de quiebra en la isla, el negocio del siglo.

Lic. Yetzirah Duarte @ Infocifras 

Decíamos en la entrega anterior que uno se queda capcioso ante el hecho de que repentinamente una entidad bancaria con la solidez, credibilidad y eficiencia que tiene el BOD -es preciso además resaltar que justo en estos momentos está situado como el segundo mejor banco del país según datos estadísticos-  de la noche a la mañana haya pasado a estar en el ojo del huracán poniéndose en duda su fidelidad a los usuarios, quienes no sólo depositaron su dinero sino su entera confianza en la institución. Ante esa paradoja cualquiera con un mínimo de discernimiento se queda con muchas interrogantes.

primer ministro de Curazao, Eugene Rhuggenaath

¿Eugene Rhuggenaath,  Primer Ministro de Curazao, sabrá lo que está ocurriendo, aguas adentro del Banco Central de Curazao y Saint Martin…?

Afortunadamente, lo mismo le ha ocurrido a un periódico holandés, donde por medio de un exhaustivo trabajo investigativo comienzan a cuestionar la declaración en quiebra del Banco del Orinoco -filial del BOD- por parte del Banco Central de Curazao. Y esas preguntas que todos nos hacemos, esos cabos sueltos que son evidentes, este medio se plantea resolverlos con toda la determinación que amerita el caso. Y es que han sacado a la luz la posible relación entre un banco local, el DSB Bank, declarado en quiebra también, y el caso del Banco filial del BOD. Es así como se destapa lo que es posiblemente la trama de corrupción más grande de la isla: la mafia detrás de las órdenes de declaración de quiebra de instituciones bancarias y grandes corporaciones.

Imagine usted por un momento que en sus manos está la oportunidad de hacerse de millones y millones de dólares con sólo una firma, el mundo a sus pies sin ningún esfuerzo. Gran tentación en la que según esta investigación del diario Volkskrant los jueces encargados de supervisar la transparencia del proceso de intervención a empresas e instituciones bancarias no habrían podido evitar caer. Así comienza la triste historia de empresarios que han tenido que ver perdidos sus activos ganados a punta de trabajo y dedicación por la ambición desmedida de quienes ostentan cargos de poder. Insólito que desde el Estado no se garantice la protección a los bienes y activos de las empresas privadas, las cuales son precisamente las que sostienen el mercado del que se nutre la economía de un país. Lamentable que le haya tocado a un banco tan amigable con sus usuarios como lo es el Orinoco NV Curazao, filial del Grupo BOD Internacional, ser protagonista del capítulo actual de ese drama.

Jueces y abogados conforman la maraña de complicidad que pone a andar el negocio del siglo. El poder judicial y el poder financiero, representado por el Banco Central de Curazao y San Martin, aliados en una macabra estrategia al mejor estilo de los gángsters americanos. De hecho,  por ahí va el análisis de un revelador libro, publicado por P. Groot, The Largest Criminal Gang in The Netherlands (Ver: https://en.m.wikipedia.org/wiki/Category:Organised_crime_groups_in_the_Netherlands), donde se hace un informe a profundidad sobre la gallina de los huevos de oro que son las declaraciones de bancarrota.

En el libro hay diez capítulos que describen casos donde se explica de forma minuciosa el modus operandi para llevar a cabo estas quiebras fraudulentas. Pero lo revelador de la investigación acuciosa que presenta el libro es que nos educa en torno a una dinámica que no es nueva: el Banco Central de Curazao parece estar metido hasta el cuello en múltiples fraudes de este estilo desde hace bastante tiempo. Y ya olíamos nosotros algo de eso cuando en entregas anteriores habíamos mencionado que se sabe que algunos de los directivos que han pasado por esa entidad no cuentan con un pasado muy limpio. Por eso parece obligante concluir que ahí en esas paredes hay bastante gato encerrado y dolares para tirar para el techo…..

Continuará