Omega-3: Anti-envejecimiento natural

Si vas a consumir grasas en tu dieta (sí, necesitamos grasas en la dieta), es necesario consumir los tipos adecuados. Las grasas monoinsaturadas y las poliinsaturadas deberían constituir al menos el 30% de la dieta.

El consumo de grasas menos saludables, como las saturadas, las trans y las poliinsaturadas, podrían producir inflamación, que a su vez puede actuaría como catalizador acelerando el proceso de envejecimiento. El consumo de Omega-3 puede desacelerar ese proceso.

Cuando no se proporcionan al cuerpo suficientes grasas esenciales, la piel, el cabello y las uñas se podrían resecarse y escamarse, por lo que sería necesario consumir los tipos adecuados de grasa. Los alimentos ricos en Omega-3 contienen esas grasas esenciales necesarias para que la piel se mantenga sana y con buen aspecto.

Algunos estudios sugieren que el consumo de omega-3:

  • Tiene efectos beneficiosos sobre el cerebro
  • Durante el embarazo puede tener una buena influencia en el bebé
  • Puede mejorar la ansiedad
  • Podría disminuir los efectos de la depresión
  • Aumentaría el rendimiento escolar

Dónde se encuentran

  • En peces de aguas frías, incluyendo el salmón, pez que supuestamente tendría el más bajo nivel de contaminación. También en los pescados azules como la sardina.
  • Está presente en las semillas de la chía o salvia hispánica.
  • En la Salvia sclarea, el lino y semillas de calabaza son otras fuentes de omega-3
  • En las semillas del cáñamo mantienen un porcentaje perfecto de omega-3