Escándalo: Dos “espiritistas” abusaron de una joven de 18 años durante un ritual

A través del portal Hispano Post, se conoció que Fueron privados de libertad dos supuestos espiritistas identificados como: José Planche y Yoan Cuenca, por presuntamente abusar sexualmente de Anyélica Celis, de 18 años de edad, durante una sesión espiritista el pasado 27 de agosto en Ocumare del Tuy, estado Miranda.

Lee también:Tres muertos y más de 300 heridos es el saldo de las protestas en Bolivia

Una vez evaluados los elementos de convicción expuestos por el Ministerio Público, el Tribunal de 4º Control del estado dictó la medida privativa de libertad en contra de los dos hombres, a quienes les otorgó como sitio de reclusión la sede del Cicpc de Ocumare del Tuy en el estado Miranda.

Durante la audiencia de presentación, la Fiscalía 26ª del estado Miranda imputó a José Planche por los delitos de violencia sexual agravada y coautor en el delito de robo; mientras que a Yoan Cuenca se le imputó por ser cooperador inmediato en el delito de violencia sexual agravada y coautor en el delito de robo.

Ese 27 de agosto, en horas de la mañana, Planche y Cuenca llegaron a la casa de la víctima invitados por su hermana mayor, para hacerle trabajos espirituales a toda la familia.

Ambos hombres comenzaron con las consultas en una de las habitaciones de la casa, donde iban pasando una por una a las mujeres, dejando de última a Celis, quien al entrar al dormitorio fue abusada sexualmente por Planche mientras Cuenca la mantenía inmovilizada.

Luego de forzar a la joven, la amenazaron con agredir a sus padres si decía algo a algún familiar o a las autoridades, y se retiraron de la vivienda llevándose un televisor y un teléfono residencial.

Por su parte, Celis decidió guardar silencio hasta el 29 de septiembre cuando denunció ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

El 26 de octubre la madre de la joven iba pasando por la urbanización Colinas de San Francisco, en Yare, y vio a los dos hombres, a quienes denunció en un módulo de la Policía Municipal de Yare que queda al frente del referido urbanismo.