Messi y Argentina desatan la locura en Mallorca

El ’10’ vuelve a la Albiceleste tras su suspensión en la Copa América

La Argentina de Leo Messi ha desatado la locura entre los centenares de aficionados que este lunes se han desplazado hasta el centro de entrenamientos del Mallorca para ver en acción a los astros de la selección albiceleste.

La primera de las cuatro sesiones de entrenamiento programadas en Palma por el seleccionador, Lionel Scaloni, concentró a un numeroso público, entre el que destacaba una parte importante de los 4.000 argentinos empadronados en la isla.

Con banderas de Argentina y cánticos, los aficionados dieron una ruidosa bienvenida a Messi y a sus compañeros.

Lea también: El parley de último minuto enciende las redes

El jugador del Barcelona acaparó toda la atención de los aficionados, sin desmerecer al interés que también despertaron el ‘Kun’ Agüero (Manchester City), Paulo Dybala (Juventus) o Giovanni Lo Celso (Tottenham), por nombrar solo a algunas de las estrellas del firmamento futbolístico argentino.

Otro futbolista al que se siguió muy de cerca fue Lautaro Martínez, del Inter de Milán, a quien se vincula con el Barcelona, sobre todo tras el gran partido (con gol incluido) que hizo en el Camp Nou en la Liga de Campeones.

Martínez fue sometido a unas pruebas médicas este lunes en Palma debido a que en el último partido con el Inter sufrió un golpe en la cabeza, según confirmó el jefe de prensa de la selección argentina, que señaló que los estudios han descartado lesiones importantes, aunque “realizará prácticas diferenciadas”.

Los jugadores con más minutos este fin de semana, entre ellos Messi y Agüero, se quedaron en el gimnasio de las instalaciones y no participaron en el entrenamiento junto al resto de sus compañeros.

Messi es una de las grandes novedades de la selección argentina, a la que regresa tras cumplir los tres meses de sanción que le impuso la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) por criticar la labor de los árbitros en la pasada Copa América disputada en Brasil.

Con información de EFE