Tuitazos del Editor: ¡ “Allá va el ladrón. Allá va el ladrón ” ! Revientan las redes

Pensando de buena fe… Juan Guaidó debe tener seguidores de buena fe. Sencillamente creen en él. Otros han dejado de creer en él y muchos consideran que las denuncias de corrupción en contra del entorno íntimo del señor Guaidó, diputados y dirigentes de Voluntad Popular, es la guinda que adorna el final de la Presidencia de la Asamblea Nacional para el diputado Juan Guaido.

He leído, en mi opinión es un gran error, personas que asumen la defensa de Juan Guaido, haciendo acusaciones al voleo, desmeritando y atacando a todo aquel que ose escribir o hablar de los sucedido en Cucutá, la empresa Monomeros Colombo-Venezolanos S.A., CITGO, las Bolsas Clap, los Bonos y pare usted de contar. Así las cosas, muchos piensan que quienes asumen la defensa del señor Juan Guaidó, son plumas alquiladas, tarifados y voces compradas, con los guisos mil millonarios que están saliendo a luz pública.

Lo que toca y procede, es una investigación en profundo de todo lo que se ha publicado en los portales digitales: Infobae, PanamPost e Infocifras, entre otros, por tan solo citar tres.

La defensa de Guaidó, se parece a aquel cuento viejo de un ladrón de cadenas que operaba en el centro de Caracas y cada vez que cometía su fechoría, se confundía entre grupos de personas y comenzaba a gritar: ¡ “Allá va el ladrón. Allá va el ladrón ” !

! – Cosas tenedes, Cid, que farán fablar las piedras….!