Trágico accidente aéreo en capital asiática

Un avión con 93 pasajeros y cinco tripulantes se ha estrellado cerca de la ciudad de Almaty, la más poblada de Kazajistán, localizada al sur del país.

Lee más:Sismo sacude el noroeste del estado Sucre

En el accidente han muerto al menos una docena de personas y varias decenas han resultado heridas, entre ellas nueve niños, informó Nursultán Nurajmétov, portavoz del Comité de Emergencia del Ministerio del Interior. El aparato, un Fokker 100 perteneciente a la compañía kazaja Bek Air volaba a la capital del país, Nursultán, según ha informado el Comité de Regulación Técnica y Metrología de Kazajistán, pero perdió altitud durante el despegue y rompió una valla de hormigón antes de golpear un pequeño edificio, informó el organismo en un comunicado. Las autoridades no dieron cuenta de ninguna víctima en tierra.

Ocho personas, entre ellas el piloto del avión, Marat Muratbaiev, murieron en el acto, dos después de ser transferidas al aeropuerto de Almaty, y otras dos fallecieron en el hospital. Entre las víctimas, hay un general del ministerio del Interior, Rustem Kaidarov, de 79 años. Según la agencia de prensa Informburo.kz, una de sus periodistas, Dana Kruglova, también murió en el accidente.

Imágenes publicadas por el Comité de Situaciones de Emergencia mostraban al aparato partido en varios pedazos, y con su parte frontal encastrada en una casa de dos pisos parcialmente destruida. Los servicios médicos y las fuerzas de seguridad trabajan en la zona del accidente y se ha creado una comisión gubernamental para esclarecer las circunstancias de este suceso. “Hasta que se aclaren las circunstancias del incidente, los vuelos de este tipo de aeronaves se suspenden temporalmente”, han indicado desde el Comité.

Víctimas en la parte delantera

Según el aeropuerto de Almaty, el aparato “golpeó la pista dos veces con su cola antes de despegar, después de lo cual se inclinó hacia la derecha, en un momento en el que el tren de aterrizaje estaba plegado”. La mayoría de las personas muertas se encontraban en la parte delantera del aparato, afirmaron. El viceprimer ministro kazajo, encargado del caso, confirmó que el avión había chocado con la pista en el despegue “bien por un error del piloto, bien por un problema técnico”. Las cajas negras fueron halladas, precisó.

“Cuando despegamos el avión comenzó a zarandearse muy fuerte y supe que se iba a caer”, dijo en conversación telefónica Aslán Nazarliév, uno de los supervivientes del accidente en Kazajistán. Empresario, de 34 años, pasajero aéreo frecuente, Nazarlíev ocupaba una butaca en la fila 15 en el pasillo del aparato que se estrelló poco después de despegar del aeropuerto de Almaty, la mayor ciudad de Kazajistán. “Apenas el avión se estrelló, salimos por la salida de emergencia que está sobre el ala. Estaba oscuro. La gente alumbraba con las linternas de sus teléfonos”, recuerda el pasajero.

En su cuenta de Twitter, el presidente de Kazajistán, Yomart-Kasim Tokáyev, expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas mortales y aseguró que “los responsables del accidente serán sancionados conforme a la ley”. El avión siniestrado, que según las autoridades no se incendió tras la colisión, realizaba el vuelo Z2100 entre Almaty, la mayor ciudad del país, y Nursultán, la capital kazaja (antigua Astaná y rebautizada con el nombre de su expresidente en marzo). El Ministerio de Industria e Infraestructuras de Kazajistán dispuso la suspensión de todos los vuelos de este tipo de aviones hasta que se esclarezcan las causas del accidente.