El movimiento sindical llama a protestar contra el régimen a pesar de la pandemia

Un tuitazo masivo contra el régimen de Maduro a las 4:00 pm, y una protesta en rechazo al hambre con cacerolazo a las 8:00 pm.

La Coalición Sindical Nacional, alianza que agrupa a más de 80 organizaciones de distintas tendencias e ideologías, anunció una jornada de protestas contra el régimen de Nicolás Maduro, a pesar de la cuarentena por coronavirus. Su directiva indicó que no se quedará de brazos cruzados el Día del Trabajador.

“Razones hay de sobra para protestar: por el hambre que pasan millones de venezolanos, contra la burla de Maduro y su aumento salarial, para que liberen a los trabajadores y dirigentes presos, por la falta de medicamentos, por la falta de servicios y por un cambio de gobierno”, señaló Carlos Salazar, el coordinador general.

“Lo que hace el régimen es tratar de tapar que tenemos un país sin gasolina, sin servicios, con una pandemia que afecta mucho más la vida de la gente”, afirmó.

Además, Griselda Sánchez, coordinadora del sector educación y secretaria de reclamos del Sindicato de Maestros de Caracas, indicó que desde agosto de 2018 se irrespetó la contratación colectiva. “Pusieron a todos a ganar lo mismo. Ningún docente supera los dos salarios mínimos”, afirmó.

“Sabemos que no vamos a obtener ninguna respuesta del régimen. Hemos estado en protesta permanente y no se dignan a dar solución a los reclamos que hemos hecho”, añadió.

Por su parte, el secretario general de la Federación Petrolera, José Boda, también promulgó que los trabajadores del sector, aproximadamente 60.000, tienen vencida la contratación colectiva desde octubre de 2019.

“No se discuten los salarios, se cerraron los comedores, no hay dotación de implementos de seguridad y están paralizadas las refinerías”, afirmó.

Pidió, también, la liberación de Ronny Álvarez, y de Rubén González, trabajadores de Ferrominera, presuntamente detenidos injustamente.

Douglas León Natera, presidente de la Federación Médica Venezolana, rechazó el aumento de salario decretado por el régimen. Dijo que desde 2003 el gobierno de turno se ha negado a sentarse a negociar la contratación colectiva con la FMV.

Alertó que los trabajadores de la salud no cuentan con las protecciones mínimas para enfrentarse a la pandemia por coronavirus. “Esporádicamente han aparecido algunos equipos de protección y se han entregado muy selectivamente”, aseguró.

Asimismo, el sector público ha sido fuertemente maltratado por la situación que atraviesa el país, en éste se agrupan más de dos millones de personas y un millón de pensionados y jubilados.

“Hemos estado muy activos en la calle para defender a los trabajadores del sector público, que son los más golpeados”, señaló José Marcano, presidente del sindicato del Ministerio de Agricultura y Tierras y uno de los coordinadores del movimiento 100% Sindical, en el que participan varios dirigentes sindicales del sector público.

“Sin temor a equivocarme, esta es la peor crisis que hemos visto los trabajadores del sector público”, aseguró Marcano.

Emilio Negrín, presidente de la Federación de Trabajadores Tribunalicios, detalló que es sumamente grave la situación del sector que representa, en el que se agrupan aproximadamente 17.000 personas.

Indicó que la pérdida del poder adquisitivo y de las prestaciones sociales de los trabajadores es abismal. “Un juez que se vaya jubilado al día de hoy, por ejemplo, se va con un acumulado aproximado de cinco o seis millones de bolívares”, expresó.

Dijo que en los estados Mérida, Bolívar y Delta Amacuro es mucho peor la crisis. “Los tribunales trabajan sin agua, aparte de eso las nóminas se han reducido bastante, sin posibilidad de sustituciones”, aclaró.

Tuitazo y cacerolazo

Por lo antes expuesto,la Coalición Sindical Nacional ha planificado dos grandes actividades para conmemorar el Día Internacional del Trabajador: un tuitazo (reclamo en la red social Twitter) contra el régimen de Maduro, a las 4:00 pm, y una protesta en rechazo al hambre, a las 8:00 pm.

Con esta última acción espera motivar a la ciudadanía para que reclame sus derechos en el frente de su casa, en el balcón, en la calle, donde se encuentre, y haga sonar las cacerolas, las ollas vacías y toque cornetas.