LA HISTORIA NUNCA ANTES CONTADA DE “EL PORTEÑAZO”


En el amanecer del día sábado 02 de junio de 1962, se produjó una sublevación en la Base Naval “Contralmirante Agustín Armario” de la Armada de Venezuela, ubicada en la ciudad de Puerto Cabello, Estado Carabobo, en contra del Presidente de la República, Sr. Rómulo Betancourt. La insurrección estuvo comandada por los siguientes oficiales: Capitán de Navío Manuel Ponte Rodríguez, Capitán de Fragata Pedro Medina Silva y Capitán de Corbeta Víctor Hugo Morales.Enterado el Gobierno Nacional y la Armada del intento de Golpe; antes del mediodía, los Destructores ARV Almirante Clemente, ARV General Morán y ARV Zulia, ya se encontraban fuera de la rada de la Base Naval. Iniciaron el bombardeo de las instalaciones del Batallón de Infantería de Marina “General Rafael Urdaneta”, Unidad alzada, destruyendo la barracas de la misma con cañones de 40 mm.


Los insurgentes, una vez tomada la Base Naval, liberaron a los guerrilleros que se encontraban detenidos en el Castillo Libertador, ubicado dentro de la misma instalación militar, quienes habían sido concentrados allí, traídos desde varias cárceles del país. Como refuerzos de los insurrectos. Incorporándose de inmediato a la batalla en varios puntos de la ciudad, destacándose, que en las mismas celdas que abandonaron los guerrilleros, fueron confinados por parte de los alzados, compañeros Oficiales de la Armada que no compartieron la sublevación y no se hicieron cómplices del atentado y sus motivos. En el transcurso del día, se ordenó el ataque por parte de aviones de la Fuerza Aérea Venezolana, y efectivos del Ejército rodearon la ciudad portuaria. Produciéndose el combate frontal entre las fuerzas insurrectas del BIM “General Rafael Urdaneta”, oficiales y efectivos de la Base Naval, más el grupo de civiles armados por los sediciosos, en contra de las Unidades leales al Gobierno Nacional.


A las 7:00 am, el Aeropuerto de Puerto Cabello fue tomado por el Destacamento N° 55 de la Guardia Nacional, quedando esa instalación controlada por el Gobierno, y la ciudad prácticamente sitiada. Las tropas terrestres leales comenzaron a llegar a las 11:00 am. De Valencia, Estado Carabobo, fueron enviados el Batallón de Infantería Carabobo N° 41 y una Batería Mixta de la Compañía Salom. Desde Barquisimeto, Estado Lara, y desde Coro, Estado Falcón, arribaron sendas Compañías de los Batallones de Infantería General en Jefe Juan Carlos Piar N° 31 y General Atanasio Girardot, respectivamente. De la Guarnición de Maracay, Estado Aragua, fueron movilizados el Batallón Blindado Bravos de Apure, con 16 tanques AMX-13M51 para apoyar al Batallón Piar, y 2 Compañias de Paracaidistas del Batallón “José Leonardo Chirinos” de la Fuerza Aérea Venezolana, a la orden del Comando del Componente Terrestre (para ese entonces, los paracaidistas pertenecían o estaban suscriptos a la FAV). Inicialmente el traslado aerotransportado era por via aérea, pero dada las condiciones de falta de seguridad por la presencia de fancotiradores en la zona del Aeropuerto, el despliegue se hizo por tierra.


Se calcula que el contingente de hombres que se enfrentaron por el control de la ciudad, fueron un estimado de 1.200 insurgentes contra 2.000 militares leales. Al mismo tiempo, la mayoría de los oficiales al mando de la Escuadra de la Armada y del Destacamento N° 55 de la Guardia Nacional, se negaron a participar en el alzamiento.
En el sector conocido como “La Alcantarilla”, en el centro de la ciudad, las fuerzas leales fueron emboscadas por los rebeldes con ametralladoras .50, apostados francotiradores, y se produce el enfrentamiento más trágico y sangriento de la revuelta. De ahí quedó la gráfica del soldado muriendo en los brazos del sacerdote, foto que recorrió el mundo y fue galardonada con el Premio Polipzer. El día domingo 03 de junio, el Ministro de Relaciones Interiores, Dr. Luís Augusto Dubuc, anunció al país, que desde el amanecer, el Gobierno había puesto fin a la rebelión, con un saldo de más de 400 muertos y 700 heridos. Tres días después, luego de ser capturados los jefes del alzamiento, cae el último reducto de los insurrectos; el Fortín Solano, ubicado en la Cresta del Vigía, después de un intenso y efectivo ataque por parte de la Fuerza Aérea. Posteriormente, se comprobó la participación en los acontecimientos de “El Porteñazo”, de políticos ligados al Partido Comunista de Venezuela (PCV) y el comunismo internacional. El 23 de mayo de 1962, a escasos días del alzamiento, fue designado el Coronel (Av) Francisco Miliani Aranguren, como Comandante General de la Aviación; igualmente, nombrados el Coronel (Av) Roosevelt Adrianza Galvis, Jefe del Estado Mayor General de la Aviación; Coronel (Av) Ramiro Castillo Oquendo, Inspector General; y el Coronel (Av) Gregorio López García, Comandante del Comando Aéreo Regional de Occidente (CAROC) con sede en la Base Aérea “El Libertador” (BAEL) y posterior Comando de Operaciones Aéreas (COA) Recibida la Orden Presidencial para la actuación de la FAV cumpliendo su rol constitucional, se designó al Coronel (Av) Humberto Blanco Rondón como Comandante de la Fuerza de Tarea Aérea (FTA) y se dispusieron a las Unidades Aéreas y Aerotransportadas, las siguientes misiones:
Grupo Aéreo de Bombardeo N° 13 (GAB N° 13) : Al mando del Mayor (Av) Fernando Paredes Bello, su primer Comandante, y con sede en BAEL; designado al Escuadrón Aéreo de Bombardeo N° 39 (B-39), con aviones Canberra.
Para lanzar panfletos sobre la ciudad de Puerto Cabello, solicitándole calma a la ciudadanía y a los sublevados, la rendición inmediata.


Es necesario mencionar, que el avión Canberra es un bombardero de saturación en altura, y en protección a la población civil, se le asignó al Escuadrón B-39 esa misión. Concluida una orden de vuelo, el Canberra siglas 3B39 aterrizó en BAEL con un disparo en uno de sus planos, desde tierra fusileros le disparaban a los aviones.
Grupo Aéreo de Caza N° 12 (GAC N° 12) : Dirigido por su Primer Comandante, Tcnel (Av) Alberto Vivas Serrano; misionar al Escuadrón Aéreo de Caza N° 34 (C-34), con aviones DH Venom FB.MK.54, al Escuadrón Aéreo de Caza N° 35 con reactores DH Vampire FB.MK.52 y al Escuadrón Aéreo de Caza N° 36 (C-36), con aeronaves North American Sabre F-86F. Para realizar interdicción aérea lanzando cohetes de 68 mm sobre el Fortín Solano como objetivo principal.
El accionar de estas Unidades, evitó daño a la población civil y se direccionó el tiro hacia ese objetivo. Los Sabre F-86F, los DH Venom FB.MK.54 y DH Vampire FB.MK.52, fueron certeros y efectivos en el tiro. Aparte de causar daños a la estructura fisica del Fuerte, contribuyerón al efecto psicológico para el control de la situación a favor del Gobierno y acelerar la rendición de los alzados. Grupos Aéreos de Transporte Nro 6 y de Reconocimiento y Enlace Nro 1 :
En alerta y a orden de la superioridad. Batallón de Paracaidistas “José Leonardo Chirinos” : Dos (2) Compañias a la orden del Componente Terrestre. Un certero y duro golpe a los insurrectos, por cuenta de los militares Institucionalistas y defensores del estado de derecho y la democracia.


Gretzky González.