Barcelona continúa en la pelea por el título

España.- El combinado cúle volvió a mostrar su mejor juego y consiguió ganar cómodamente 4-1 al Villarreal. Cabe destacar que Griezmann recuperó la titularidad y marcó uno de los goles de la Liga, con asistencia de tacón de Messi.

Posiblemente sea tarde, pero la reacción del Barça llegó en Villarreal, con un partido completísimo. Volvió Griezmann y completó su mejor actuación desde el confinamiento y una de las mejores de la temporada, con un golazo y participación en otro, el que abría la lata. Con Messi, que tiró una falta al palo, en modo repartidor de asistencias, el conjunto barcelonista no marcó más goles (fueron cuatro) porque Asenjo lo impidió. Incluso, ya al final, fue protagonista de un paradón increíble a chut de Braithwaite.

Con goles de Pau Torres en propia puerta, Suárez, Griezmann y Ansu Fati, el Barça resolvió un partido trepidante en el primer tiempo y decidido ya en el segundo. Gerard Moreno marcó el momentáneo empate, antes de ser reservado en la segunda parte. El mejor partido desde la llegada de Setién.

El técnico cántabro parece haber encontrado un sistema en el que este Barça se siente cómodo. Intervino en la pizarra y lo hizo con eficacia en un partido trepidante, de ritmo alto, en el que el conjunto barcelonista ganó la partida táctica a un sorprendido ‘Submarino Amarillo’, que no encontró la fórmula para frenar a Messi entre líneas ni para evitar el gran primer tiempo del todavía campeón. Griezmann recuperó mejores sensaciones y formó tridente con Messi y Suárez, y además marcó un golazo, con una vaselina a la escuadra y asistencia de tacón de Leo, un día más estelar como generador de juego y asistente.

La puesta en escena del Barça fue sorpresiva. Setién mantuvo el 4-4-2 con el centro del campo en rombo, pero con Messi en la mediapunta, donde en el partido anterior estuvo Riqui Puig, esta vez en el banquillo. Tras los cambios del segundo tiempo, volvió al 4-3-3. Otro cambio, que sorprendió al Villarreal, fue el uso de dos interiores de llegada, Arturo Vidal y Sergi Roberto, que además jugó por la izquierda. Y delante, la pareja Griezmann-Suárez, con dinamismo y mucha más participación del francés, en sus mejores minutos del post-confinamiento.

Precisamente, protagonistas de esa mini-revolución de Setién pusieron por delante al Barça. Sergi Roberto rompió por dentro desde el interior izquierdo y abrió para Jordi Alba, cuyo centro envenenado fue desviado a gol por Pau Torres cuando Griezmann, que había estado en ‘off-side’ sin intervenir en la primera fase de la jugada, llegaba al remate.

El 1-0 fue el premio a un gran arranque del Barça, con ritmo alto de juego, posesión de balón efectiva y llegadas peligrosas tanto por dentro como por banda, sobre todo la de Jordi Alba, con Semedo algo más gris por la derecha. El Barça estuvo fino en la construcción, pero volvió a sufrir con las transiciones del rival.

En la primera que fue capaz de montar el Villarreal, un pase largo a Alcácer desde la derecha permitió al delantero valenciano, en posición dudosa que revisó el VAR, ganar la espalda a los centrales y ceder a Cazorla, cuyo remate fue inicialmente rechazado por Ter Stegen. Gerard Moreno recogió el rebote y marcó.

Hubo otras ocasiones para el Villarreal a la contra fruto del posicionamiento ofensivo del Barça, como un chut de Chukwueze desviado y un remate de Bacca, sustituto de un Alcácer lesionado, que rechazó Ter Stegen. Pero el Barça continuó mandando. Hubo un chut de Arturo Vidal al muñeco que rechazó Asenjo y, sobre todo, dos golazos.

Luis Suárez volvió a poner por delante al Barça con un chut impresionante de rosca, después de una gran jugada de Messi por el centro. Sorteó rivales y dejó el balón al uruguayo, cuyo lanzamiento fue sutil.

Muy parecido al que sirvió a Griezmann para romper su sequía goleadora. No marcaba desde la ida de Champions, en el campo del Nápoles. Y, con todo lo que se ha hablado en los últimos días, le hacía falta este gol. Esta obra de arte.

Griezmann remató de vaselina, colocando el balón en la escuadra, lejos del alcance de Asenjo una gran jugada colectiva del Barça que llegó a Messi. El argentino, en la frontal, se sacó de la chistera un taconazo a Griezmann, detrás suyo, que de primeras, con la izquierda, logró uno de los goles de la Liga.

Calleja introdujo cambios pronto. Dejó a Moreno, autor del gol ‘groguet’, en el banquillo y dio la sensación de pensar más en lo que vendrá, mientras Setién puso a Rakitic por un gris Semedo y Riqui Puig en lugar de Luis Suárez con media hora por delante, pasando Sergi Roberto al lateral y Messi a una pareja de delanteros con Griezmann. Poco cambió: el control y las llegadas siguieron siendo para el Barça.

Asenjo rechazó un chut de Arturo Vidal tras una contra montada por Messi y, casi a continuación, otro remate de Jordi Alba. Antes del carrusel de cambios con el que Quique Setién dio descansos, que afectaron entre otros a Griezmann (que no necesita mucho), Leo consiguió un golazo rematando una asistencia de Sergi Roberto tras jugada colectiva que pudo ser el cuarto, pero fue anulado por fuera de juego de Arturo Vidal en la jugada previa a la jugada final de Leo.

El cuarto finalmente fue de Ansu Fati, que formaba el tridente del tramo final junto a Messi y Braithwaite tras recoger un pase profundo de Alba desde la izquierda, entrar en el área, recortar a Albiol y marcar. Otro golazo.

Fuente: MundoDeportivo