Archivos por Etiqueta: Carmen Victoria Pérez

La Flaca Carmen Victoria Pérez, se despide una dama

Con mucho pesar en la tarde de hoy sábado, recibo la triste noticia del fallecimiento de Carmen Victoria Pérez, quien desde hace cierto tiempo ya venía quebrantada de salud.

Leer Más

Nuestro adiós a Carmen Victoria y al Maestro Cruz Diez – Emotiva despedida –

Nuestro editor Víctor Manuel García Hidalgo, en este micro de Habla El Editor, rinde homenaje  a dos grandes venezolanos: la querida flaca de la televisión venezolana Carmen Victoria Pérez y el Maestro Carlos Cruz Diez. Emotiva despedida Leer Más

Conoce un poco más de la vida de Carmen Victoria Pérez “La Flaca”

Este sábado se anunció en horas de la tarde, el fallecimiento de la animadora y locutora Carmen Victoria Peréz, mejor conocida como “la Flaca” a los 78 años de edad, a través de las redes sociales de la emisora FM Center.

Leer Más

La Flaca Carmen Victoria Pérez – Los Hombres del Poder – Mario Valdez

La Flaca Carmen Victoria Pérez

Mario Valdez nueva

Dr. Mario Valdez – escribe su columna “Los Hombres del Poder” para diversas publicaciones nacionales, tanto escritas como digitales. Valdez, con su pluma, nos recuerda personalidades , Mujeres y Hombres, cuya trascendencia han dejado huella, en el acontecer nacional e internacional

Un día del año 1961, Carmen Victoria Pérez lee un anuncio en la prensa nacional que decía: “Se solicita Bailarina para actuar en el Show de Renny”. Inmediatamente pegó un brinco de la silla donde estaba sentada y exclamó: “Esa soy yo. Yo misma soy”. Pidió permiso en el trabajo, les dijo una mentira blanca (“tengo una cita médica”) y se dirigió al Hotel Tamanaco, donde era la entrevista para el casting. Al llegar al lobby del hotel se sorprendió, había muchas mujeres esperando la cita; sin embargo, se sintió una vez más segura de salir airosa. Cuando le toca su turno, la entrevista un señor de porte y presencia, que transmitía respeto, sentado en un escritorio. “Buenos días, pase y siéntese”, le dijo su interlocutor, que escribía sin verle la cara; era evidente que había atendido mucha gente. Le pregunta nombre, la edad, lugar donde trabaja, si sabe bailar. Hasta ese momento el entrevistador no la había visto, él se paró de la silla y le dijo “levántese y camine hacia allá”, la miró de arriba abajo, le dijo sugirió que dejara su número de  teléfono que “se le llamará”.  Estaba en presencia de Renny Ottolina. Y Carmen Victoria no podía creer la seguridad, la fuerza y el magnetismo que le transmitía aquel hombre; frente a ella estaba “ese monstruo de la televisión”. Se fue a su oficina a sus labores habituales, y se guardó su secreto.

A los tres días, a las 11 de la mañana suena el teléfono de su casa y atiende su madre. “Buenos días señora, le habla Renny Ottolina,  quiero hablar con su hija Carmen Victoria” ( no imaginaba Renny, que la iba a tener presente hasta el último día de su existencia). “Su hija  salió seleccionada en el casting para formar parte del grupo de baile en el próximo show de Renny”; escuchó la señora ajena a lo que había hecho Carmen Victoria. “Ella no es bailarina, trabaja en el Seguro, hablaré con mi hija”, le manifestó.

cvp

Carmen Victoria Pérez, la Nº 1 de la televisión venezolana. “La flaca” era un derroche de talento y glamour en cada presentación del Miss Venezuela.

Aprobado el casting y aceptada en la comisión de talentos, Carmen Victoria en una encrucijada, tiene 17 años y sus padres se oponen a ese trabajo, pues ese medio no era el apropiado parar ella. Manuel Antonio, su padre, un hombre del llano y muy conservador le dice: “la casa o la calle, tu familia o el casting”. Carmen Victoria llama a Renny, para manifestarle que quiere trabajar con él, pero tiene la dificultad de la casa. “yo tengo una academia de baile, no una guardería”, se excusó Renny. Pasó un tiempo y aunque siguió en su trabajo, tenía la esperanza de formar parte del medio artístico.

Pasaron los años, ya no era la niña de 17 años, tenía 21.  Un día de tanto llamar a la oficina de Renny, éste finalmente le contesto y le puso una cita, con la buena suerte para ella que Renny, visitaba todos los meses a sus seleccionados clientes y ese día le pidió que lo acompañara a visitar la empresa “Pinolín”. El dueño le comunica a Renny, que quieren hacer una cuña, pero que aparezcan unas bellas manos de mujer. Ottolina le agarra las manos a Carmen Victoria, se las enseña al cliente y le dice “Flaca, te acabas de ganar tus primeros cien (100) bolívares como modelo”. Hasta ese día trabajo en los Seguros, pues se había convertido en la asistente personal de Renny Ottolina. De la mano del número 1 entra a Radio Caracas Televisión (RCTV), donde inicialmente forma parte de la plantilla de actores, hace algunos papeles, estudia radio y televisión y saca el Certificado de Locución. Sus grandes maestros en la vida artística y su formación para haberse mantenido tanto tiempo en la pantalla chica fueron Renny Ottolina, Aldemaro Romero y Joaquín Riviera. Así comenzó el largo camino de éxitos en la televisión nacional e internacional.

Carmen Victoria Pérez González, nació en la casa Nro. 8, ubicada entre las esquinas de Crucecita a Esperanza en la Parroquia San José, Caracas; Hija de Manuel Antonio Pérez Ladieris, nativo de Camaguán estado Guárico y su señora madre María Felicia González, nativa de Santa Marta, Colombia. Carmen Victoria estudió primaria y  bachillerato hasta el segundo año en el colegio “Santa Teresita del Niño Jesús”. Sus compañeros de estudio  de esa época la recuerdan como una estudiante malísima en todos los sentidos, muy traviesa; su uniforme siempre impecable, parecía ser planchado todos los días (y eso que en ese entonces las planchas no eran eléctricas, sino que se calentaban en las hornillas de las cocinas que no eran a gas sino a querosén). Fue expulsada del colegio en segundo año y sus padres para reprenderla la inscribieron en un liceo público el Amelia Coking.

Su casa tenía unos ventanales y Zaguán grande, muchas matas de flores´; era la Caracas de los techos rojos y la temperatura era fría, todavía no había llegado con furia el rugido de los motores, el ruido y los carros. Sus vecinos y amigos eran la familia Irribarren, los Borges, Hilda Napolitano, Raquel Santander. Sus amigos de entonces, recuerdan la fiesta de 15 años que le hicieron sus padres, en su casa y trancaron toda la cuadra; la gente comentaba que Manuel, había botado la casa por la ventana (así se decía antes, cuando las fiestas eran buenas).

cvp1

Por cosas triviales sostiene discusión con sus padres y decide abandonar los estudios, entonces se inscribe en una Academia de Secretariado Comercial dirigida por el profesor Verde Pinto. Dos años después su amiga Carmencita Ríos, le consigue trabajo en el Banco de Venezuela, que queda en las esquinas  caraqueñas de San Francisco a Sociedad. La vida comienza a sonreírle, y acababa de cumplir 17 años; entra en otro status, se siente segura de sí misma y se ha independizado económicamente, sus padres no tienen que darle las mesadas, ahora gana dinero para darse sus gustos y comprar las cosas que quiere, “ahora se volteó la tortilla, la mitad de mi sueldo se lo daba a mi mamá”, me dijo un día.  Desempeña sus labores en el  Departamento de Ahorros del banco;  un alto ejecutivo se enamoró de ella y la botan del trabajo. Corre el año 1958, consigue trabajar en la compañía General de Seguros, en el Departamento de Automóviles. Aquí conoció a quien ella ha confesado su primer amor, lamentablemente muere joven. En ese entonces se realizaba en la Cadena Capriles, un concurso Miss Oficinista, sus amigas y compañeras de trabajo la postularon, participaron 145 mujeres de las distintas empresas y compañías, resulto ganadora Carmen Victoria Pérez. Ese concurso le cambio la vida, se amplió su círculo social, ahora era invitada a participar en los desfiles, en los cocteles, le llovían los regalos, comienzan los maquillajes y todas las exigencias de ese mundo en el que le toca ahora desenvolverse. Carmen Victoria Pérez, dice con orgullo: “si, estuve muy cerca de Renny Ottolina, llegue a la oficina como secretaria, luego fui su asistente personal, termine como animadora de televisión en el premio “Ronda”.

Carmen Victoria Pérez es sinónimo de glamour, de elegancia;  es recordar el Miss Venezuela cuando sus trajes eran más espectaculares que los de las candidatas. La noche de la elección, la atención de los espectadores y los televidentes estaba centrada en la chica que fuera coronada Miss Venezuela y en el vestuario que luciría “La flaca” Carmen Victoria, la presentadora oficial del Certamen de belleza. Ella era una pieza especial de esa gran noche. Su diseñador Guy Meliet, un francés formado con las mejores telas y tijeras europeas, que hizo de las mangas exageradas, las colas del vestido, las hombreras de aluminio, las bombas en los brazos, los armadores, los péplum, toda una belleza hecha Mujer. Esa época del Miss Venezuela con Carmen Victoria Pérez y Gilberto Correa, fue la más gloriosa.

A Carmen Victoria Pérez ni el éxito ni la figuración, nunca la hicieron cambiar. Carmen Cisneros, Gloria Matute, Olga Dugarte, Toco Gómez, Gilberto Correa, Thais Sifnynfer, Cecilia Kaufman, Guillermito “Fantástico” González, siguen siendo sus amigos de toda la vida; Victoria Eugenia, su hija-sobrina, es el gran amor de su vida. Es justo reconocerla como la primera animadora de televisión del País, así como el número 1 indiscutible fue Renny Ottolina, su maestro.

marioevaldez@gmail.com

@marioevaldez