Archivos por Etiqueta: Exterior

Venezolano crea la primera ordenanza Municipal en favor de las minorías e inmigrantes en Utah – EEUU

El Concejo Municipal de la Ciudad de Taylorsville en EEUU aprobó de manera unánime la creación del primer “Comité de Diversidad Cultural” en el Estado de Utah que se encargara de crear y organizar planes estratégicos para incluir a las minorías en el gobierno local y en la toma de decisiones de la ciudad.

Leer Más

Venezolanos en el exterior organizan megaprotesta el 20M en todo el mundo

En más de doscientas ciudades tienen previsto recoger firmas para instar al desconocimiento de las elecciones presidenciales venezolanas, solicitar ayuda para mitigar la crisis humanitaria, y avanzar en la aplicación del Estatuto de Roma.

 Carlos Zapata| Reporte Católico Laico

 Caracas.- Una protesta mundial denominada #JusticiaParaVenezuela se realizará el 20 de mayo contras las elecciones presidenciales que se adelantan en el país. Los comicios han sido duramente cuestionados por buena parte de la sociedad civil y la Iglesia Católica, debido a que fueron convocadas por la ilegal Asamblea Constituyente y porque no brindan las más mínimas garantías de transparencia.

Además, esperan sirva como una expresión del descontento internacional ante las sistemáticas violaciones de derechos humanos que lleva a cabo el gobierno de Nicolás Maduro en la nación sudamericana.

Diálogo por Venezuela, Canadá Venezuela Democracy Forum, Lucha Democrática, Recivex, Unión Canario-Venezolana y Veppex, entre otras organizaciones de la sociedad civil constituidas por y a raíz de la diáspora venezolana convocan a los más de 3 millones de connacionales que se encuentran en el exterior a que protesten el próximo 20 de mayo.

En más de 200 ciudades alrededor del mundo están llamando a los venezolanos a unirse para expresar su descontento ante la grave crisis humanitaria que afronta lel país, según declaró Soraya Benítez, la presidente deCanadá Venezuela Democracy Forum.

La protesta tiene como finalidad, además, recolectar firmas por medio de las cuales instar al cumplimiento de tres puntos fundamentales en temas de derechos humanos ante países aliados que han demostrado “disposición en ayudar respecto a la situación de crisis de derechos humanos en Venezuela”, indica la activista, según nota de prensa.

Los tres pedidos de la protesta

El primero es el desconocimiento global de la votación convocada por la inconstitucional Asamblea Nacional Constituyente. El segundo es instar a la implementación de mecanismos de solidaridad por parte de países receptores de migrantes venezolanos como bien lo declaró el ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) en marzo del presente año.

La tercera acción es exhortar a uno de los 160 miembros del Estatuto de Roma para que refiera el caso de Venezuela ante la Corte Penal Internacional, de forma que se pueda dar inicio a una etapa formal de investigación con el fin de establecer los responsables de los crímenes de lesa humanidad ocurridos en Venezuela.

“Los más de 160 fallecidos en las protestas de 2017 asesinados por agentes de seguridad del Estado; las aproximadamente 15 mil personas  heridas en dicho período de protestas y los más de 12 mil ciudadanos detenidos arbitrariamente entre 2014 y 2017 son razones suficientes para tomar cartas en el asunto. Estas son cifras devastadoras de la crisis venezolana, que los llaman a moverse, firmar y hacer todo lo necesario para buscar #JusticiaParaVenezuela”, concluyó Benítez.

Esta protesta también cuenta con el apoyo de las organizaciones Lucha Democrática, Visión Democrática, Venezuelan Human Rights, Red Activista x Venezuela y Seamos Una Voz por Venezuela.

Desde la iniciativa Justicia para Venezuela se invita a toda la sociedad civil venezolana que hace vida en la diáspora a ser actores del cambio. Para conocer la ubicación de  estos puntos en cada ciudad y sumarse a la iniciativa, los interesados pueden hacerlo a través de http://www.justiciaparavenezuela.com.

Fuente: RCL

Diputado Correa: “Venezolanos carecen de atención consular y eso viola Convención de Viena”

 

El diputado a la Asamblea Nacional por el estado Cojedes y presidente de la Comisión de Asuntos Interiores, Seguridad y Defensa del Parlamento del Mercosur, José Gregorio Correa denunció este martes que la situación consular de los venezolanos en el exterior “es cada día más deficiente”.

“Cada vez que un venezolano va al exterior y requiere de un trámite consular, esto se convierte en un viacrucis para lograr sacar sus papeles. Cada vez que un venezolano se le extravía su pasaporte, no puede atender esta situación porque los consulados no están en capacidad para atender esta situación. Es un tema es importante porque la Convención de Viena, obliga a que cada ciudadano tenga su atención consular”, expresó el parlamentario.

Precisó que el tema de los pasaportes es uno de los más puntuales y graves.

“Cuando un venezolano se le vence el pasaporte en el exterior, pasa a ser un indocumentado y tiene que a veces hasta venir al país y muchas veces no lo puede sacar”, lamentó.

En este sentido, el parlamentario propuso “que el gobierno a través del ministerio de Relaciones Exteriores e Interiores y Saime trabajen para que cada venezolano puedan ser atendidos en los consulados venezolanos donde hay un ciudadano para que reciban la atención consular que se merece”.

Comunicado Estudiantes Venezolanos en el Exterior trás señalamientos de Diosdado Cabello

muchachos

La Asociación de Estudiantes Venezolanos en el Exterior, por medio del

presente comunicado se dirige a la opinión pública nacional e internacional

con el objeto de aclarar la razón de ser de nuestra organización, cuya misión

es la de garantizar la protección integral de los derechos universales de

nuestros con-ciudadanos, quienes se encuentran actualmente formándose

académicamente en distintos centros de estudios universitarios del mundo, sin

ningún tipo de distinción ni injerencia partidista o de otra naturaleza distinta al

propósito que nos ha cohesionado a nivel internacional y, siempre

respondiendo al sentido de solidaridad y hermandad que caracteriza al

gentilicio venezolano.

Desde nuestras delegaciones en América, Europa y Oceanía, rechazamos

categóricamente todo señalamiento infundado que de manera irresponsable y

sin ningún tipo de credibilidad quiera menoscabar el buen nombre de nuestra

organización, así como el de vincular de manera mal intencionada a cualquiera

de nuestros miembros con intereses contrarios a los que nos han motivado

constituirnos en asociación internacional para luchar de manera concatenada,

seria, responsable y profesional en la defensa de nuestros legítimos derechos

que se han visto gravemente afectados por la deliberada impericia de

funcionarios que en detrimento del ejercicio del cargo para el cual han sido

elegidos, designados o nombrados, no se corresponde a lo contemplado en la

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que a tenor del

artículo 141 reza que: “La Administración Pública está al servicio de los

ciudadanos y ciudadanas y se fundamenta en los principios de

honestidad, participación, celeridad, eficacia, eficiencia, transparencia,

rendición de cuentas y responsabilidad en el ejercicio de la función

pública, con sometimiento pleno a la ley y al derecho.”

Comunicado que hacemos del conocimiento a toda la opinión pública en

nuestros país y a nivel internacional, a los catorce días del mes de febrero

del año 2015.

El drama de miles de estudiantes venezolanos en todo el mundo sin “divisas y mamando”

Estudiantes Ext

El día en que Andrés amaneció en la estación de metro de Goya, en la milla de oro de Madrid -“no podría decir que dormí allí, porque no pegué ojo en toda la noche”-, supuso un punto de inflexión en su vida. Este venezolano de 28 años llegó a la capital española en octubre, para estudiar un máster de Administración y Dirección de Empresas en una escuela de negocios. Hoy se siente un “nómada”, con su mochila “de arriba para abajo”, se aloja en casa de un amigo hasta el fin de semana. “Después, no sé dónde voy a dormir”, asegura.

Andrés es sólo uno de los 25.000 estudiantes venezolanos que subsisten como pueden en todo el mundo, con su dinero retenido en su país de origen.

La razón de su desamparo se encuentra en que, desde 2003, el Gobierno no les permite cambiar sus bolívares a euros o dólares directamente. Quienes quieran cursar posgrados o doctorados en el exterior depende, para poder obtener divisas extranjeras, de la aprobación del Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex). Este curso, las solicitudes estudiantiles o se encuentran en un permanente ‘stand by’ o son rechazadas. El problema es que muchos de estos jóvenes se encuentran ya fuera de sus casas. Y no pueden acceder a sus cuentas corrientes.

De la gestión de Cencoex depende también, además, el pago de sus matrículas universitarias. Por eso, a la ya precaria situación estos jóvenes han de añadir la presión de los centros, algunos de los cuales amenazan con retirarles el visado de estudiante si no saldan su deuda.

Manifestaciones en todo el mundo

Según sus propios cálculos, son unos 4.000 los estudiantes venezolanos que se encuentran en esta situación en España, aunque no existen datos oficiales. Este jueves juntarán sus voces a las de los miles de compatriotas que se concentrarán ante las embajadas en todo el mundo para exigir una solución al Gobierno de Caracas.

“No es que no tengamos el dinero, es que no nos dejan llegar a él”, explica Carlos Moreno, estudiante de posgrado en Salt Lake City (EEUU), que se ha erigido en portavoz de sus compañeros en todo el mundo, y es el único de ellos que se atreve a ver publicado su nombre y apellido. “Tienen miedo de lo que les pueda pasar, a ellos y a sus familias, que siguen allí. Miedo a la fortísima represión que sufre la población en Venezuela”, confiesa.

“Es muy difícil explicar lo que nos está pasando porque para nadie, fuera de Venezuela, tiene sentido que no podamos acceder a nuestras cuentas corrientes para cambiar nuestros bolívares a dólares o euros”, afirma este joven politólogo. “No es un favor del Estado, no es una beca, mucho menos un regalo”, recoge el comunicado elaborado por los residentes en Madrid.

Burocracia cada vez más dura

Desde la instauración del control cambiario en el país bolivariano, los estudiantes han tenido que seguir un estricto protocolo antes de poder salir a estudiar fuera. Primero, deben presentar ante Cencoex un documento en el que explican qué van a estudiar, durante cuánto tiempo y por qué sus estudios serán “beneficiosos para el país”. Después, el Estado les aprueba la solicitud y, siempre con Cencoex como intermediario, ingresa el importe de la matrícula y, en su caso, el seguro médico, a la Universidad de destino. Además, es también el encargado de enviar al alumno una cantidad mensual para su manutención (en Europa, un máximo de 1.370 euros mensuales), que tomará de la cuenta corriente del beneficiario.

Los requisitos para aprobar la adquisición de divisas destinadas a fines académicos se endurecieron en la primavera de 2012, cuando el Gobierno estableció unas “áreas prioritarias de formación”, que tendrían como referente el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación.

“Si tus estudios están fuera de la lista, lo tienes difícil”, asegura Ana, portavoz de sus compañeros en Madrid. Los problemas empezaron a surgir en Dublín, la primavera pasada. El Gobierno de Maduro sospechaba que tras el incremento de casi un 90% del número de venezolanos residentes en Irlanda entre 2008 y 2013 se escondía un mercado negro de divisas, así que decidió cerrar el grifo. “Tenemos casos de prostitución, algunos comen una vez al día”, denunciaron los jóvenes.

Aquello supuso un punto de inflexión y, hoy, 25.000 estudiantes en todo el mundo esperan una respuesta de la institución cambiaria, según los propios listados del gobierno bolivariano. Las que llegan, son siempre negativas.

4.000 afectados en España

A falta de datos oficiales, los propios jóvenes han calculado que son unos 4.000 los afectados que se encuentran en territorio español. “En 2011, llegaron 2.033 venezolanos entre 20 y 28 años, un 13% más que el año anterior. Hemos realizado una proyección, teniendo en cuenta que el endurecimiento de las condiciones de vida allí ha favorecido una salida masiva de jóvenes del país”, explica María, residente en Madrid.

Al teléfono de Carlos Moreno han llegado todo tipo de llamadas “desesperadas”: “Un chico que vino a jugar al baloncesto a Utah me pidió ayuda. Tiene 18 años y llevaba dos noches durmiendo en un McDonald’s. Otra chica tuvo que ser hospitalizada por cálculos renales y, como no había pagado el seguro internacional, ahora debe al hospital más de 20.000 dólares por cinco días de ingreso”.

Tan extrema ha llegado a ser la realidad de estos jóvenes que la rectora de la Universidad de Salt Lake aceptó concederles una prórroga en el pago, calificando el caso de “humanitario”, a cinco estudiantes que se encontraban a punto de ser deportados. En España, la Universidad de Alcalá (UAH) también ha admitido retrasar la obligación de pagar sus másteres hasta abril a los 26 alumnos que tiene en esta situación. La defensora universitaria, Enriqueta Arias, ha sugerido incluso que el centro se dirija directamente al gobierno venezolano, aunque todavía no hay un plan de acción claro. “Estos chicos están en una situación muy angustiosa, se sienten desamparados. La Universidad tiene que brindarse a escucharles y actuar solidariamente”, asevera.

Caridad y ayuda comunitaria

“Te dejan ?seguir estudiando, sí, ¿pero cómo vives?”, se pregunta Moreno. Las distintas soluciones a esa pregunta pasan de la ayuda desinteresada de amigos y familiares al recurso a organizaciones caritativas. La comunidad venezolana en Toronto (Canadá), ha sido la salvación de Paulina. Han recogido alimentos y ropa de abrigo para pasar el crudo invierno.

“Llevo cinco meses esperando una respuesta para poder acceder a mis divisas. En mi college había, hasta diciembre, 400 compañeros en la misma situación que yo, y en enero han llegado muchos más. Hay tantos, que la universidad ha aceptado un pago fraccionado, pero quien no cumpla los plazos se enfrentará a problemas legales”, relata esta joven, que limpia o cuida niños para poder salir adelante. “Si abandonas, es casi peor, porque pierdes el visado de estudiante y te conviertes en ilegal”, dice.

La Embajada Venezolana en España no ofrece ninguna solución a estos jóvenes ni ha respondido a las preguntas de EL MUNDO. “A quien se queje allí, lo investigan inmediatamente”, sostiene Moreno.

El pasado viernes, Ana y sus compañeros en Madrid acudieron a Williams Cárdenas, coordinador de la Plataforma Democrática Venezolanos en España, en busca de consejo. “Lo que sucede con los estudiantes forma parte del gran desbarajuste económico, del caos total de un Gobierno que no asume sus compromisos internacionales”, denuncia este abogado. Por su parte, llevará el caso ante el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Cree que la solución pasa por dar visibilidad a su problema, pero entiende que muchos teman dar la cara en las concentraciones internacionales de mañana. “Si alguno alza la voz, las consecuencias pueden ir más allá de la revocación de sus divisas. Hay que recordar que esta semana se ha revelado la existencia de una terrible prisión en el centro de Caracas. No por nada la llaman ‘la tumba’…”, dice.